Julio Cesar, Warren Buffett y nuestro trabajo de cada día