Psicología, filosofía e inversión: ¿realidad o interpretación?